SNV33016

Velas de LED de Babel Fusion Art&Design, luz cálida para el hogar

Velas de LED de Babel Fusion Art&Design, luz cálida para el hogar | Este verano, las veladas que pasamos con los amigos en casa tenían un matiz especial, el de una elegante luz tenue y cálida de unas velas de LED de Babel Fusion Art&Design, una tienda de objetos de decoración para el hogar ubicada en Barcelona. Os aseguro que en mi terraza este verano, la luz agradable de esas velas de LED volvía manso a mis amigos, creando un ambiente inclinado a discurrir, a escuchar y a meditar las aportaciones de cada uno. Se acabó el verano, ahora iluminan mis momentos de lectura antes de irme a la cama… adoro esa luz quieta.

¿Velas de LED? Exacto. En apariencia, no son muy diferentes a las velas clásicas de parafina con mecha. Pero en su corazón late algo más que cera, late un par de LEDs que toman sitio en una cavidad interior. Eso es. Aquí la cera ya no juega ese papel tan importante en la combustión, sólo sirve como adorno además de mantener ese enlace orgánico con una vela auténtica; la cera. En la base de esa cavidad, se encuentra el dispositivo con LEDs que sólo necesita un par de pilas para prender la magia. En la parte superior de la vela, han pensado en ahuecarlo un poco para que quepa una vela pequeña de esas que se suele usar en los fotóforos.

Velas de LED de Babel Fusion Art&Design, luz cálida para el hogar | Se pueden comprar en la tienda online de Babel Fusion Art&Design, con precios que rondan los 9-15€ para velas cuadradas, redondas, con espirales, y hasta con forma de tulipán o flor de loto. Además, también se puede encontrar objetos de diseño para el hogar, juguetes de cartón resistente para los niños (como la casa y el camión MegaGuay que analizamos en este otro post) y, por supuesto, las velas de LED como las que iluminaron mis noches de verano en la terraza y lo siguen haciendo por la noche cuando me leo un libro (mi libro de cabecera actual es “Alimentos contra el cáncer” del Dr. Denis Gingras y el Dr. Richard Béliveau; imprescindible si quieres empezar a cuidarte por medio de la alimentación. ¿Recuerdas el dicho? Eres lo que comes.).

Estéticamente, son velas. O sea que no alteran para nada el concepto que tenemos de una autentica vela de parafina. Pero trae su lote de ventajas que actúan no sólo sobre nuestro monedero sino también sobre nuestra salud o, como en mi caso, sobre la seguridad infantil en casa; tengo dos niños que corretean todo el tiempo y lo tocan todo, y más cuando hay luz de por medio. Para mi esas ventajas son a la vez económicas, de salud y seguridad, ¿por qué?

  1. ventaja económica – las velas de LEDs no se acaban nunca ya que no hay mecha ni combustión. No hay cera derretida susceptible de manchar los muebles, sólo un par de pilas que cambiar de vez en cuando. Te aconsejo el uso de pilas recargables y de preferencias las Eneloop.
  2. ventaja para la salud – las velas de parafina son tóxicas, ¿lo sabías? Todo depende de las velas pero a no ser que uses cera natural de abeja o incluso velas ecológicas de soja, las velas de parafina emiten sustancias toxicas (tolueno y benceno), ambos cancerígenos.
  3. son velas muy seguras – ese argumento cae por su propio peso: al no tener llama no hay riesgo de quemaduras. Si tienes hijos, y no quieres prescindir de una velada con velas, lo agradecerás.

Parece ser que son todas ventajas. Sin embargo, tengo un par de excepciones a esas tres reglas mencionadas arriba. Más que excepciones se trata de dos factores que pueden influir en la compra de este tipo de velas, uno externo y que depende del valor que cada uno le da a las fragancias de las velas perfumadas, otro es interno y relacionado con el dispositivo que se encuentra en la base, concretamente su fragilidad a la hora de manipular la vela. Tengo tres velas de LEDs, y ése es su mayor fallo.

  1. Factor externo – ¿qué pasa si me gustan las velas perfumadas y aromatizadas? Hay tres opciones: la primera consiste en poner un poco de fragancia en la zona superior de la vela de LEDs (unas gotitas), otra sería usar una velita aromatizada colocada en el hueco de la zona superior de la vela de LEDs y la tercera sería quemar incienso usando pastillas o palitos.
  2. Factor interno – el dispositivo de LED que se encuentra en la base de la vela encaja bien pero se suelta todo el rato. Es decir que no hay sujeción buena, encaja sin más para luego soltarse y tener que pelear como si tratase de luchar contra un tornillo pasado de rosca. Hay que agudizar el ingenio y usar celo para que no vuelva a caerse la base.

Me encantan esas velas. He tenido tres, y a día de hoy sólo me queda una funcional. La primera agonizó bajo los efectos de una insolación este verano. Nos fuimos de vacaciones 15 días y dejamos una de las velas en la mesa de la terraza, a la vuelta se había convertido en una masa amorfa.

La segunda perdió su base. Efectivamente, hasta que se me ocurrió el truco del celo, la base no resistió a tantas embestidas y las soldaduras de los LEDs acabaron por soltarse. La tercera sobrevive y me acompaña cada noche antes de irme a la cama. Es una buena compañía que me permite relajarme un poco después de un duro día de trabajo; es increíble esa atracción primitiva que ejerce sobre mí el poder de una luz de LEDs, me serena.

  1. Feedback de Babel Fusion Art&Design: “El problema que has comentado sobre las bases efectivamente ha afectado en el pasado algunas unidades pero ahora ya se está solucionando y hace mucho que no nos llegan mas estos comentarios.” Me alegro de que lo hayan solucionado. 😉