Captura de pantalla 2013-11-12 a la(s) 15.02.34

San Valentín, ¿marketing o tradición?

Llega San Valentín, el día de los enamorados, esa fecha tan especial para compartir con nuestra pareja y mostrarle nuestro amor, aunque si recapitulamos y pensamos en el bombardeo publicitario de las últimas semanas, parece que ese amor no es lo suficientemente poderoso si no se materializa en un regalo.

San Valentín, un poco de historia

San Valentín, ¿marketing o tradición? | San Valentín

El 14 de febrero se celebra la onomástica de San Valentín y existen diversas teorías para explicar por qué se escogió esta fecha como el día de los enamorados:

En los países nórdicos coincidía con el apareamiento de los pájaros, tomándose esta fecha como símbolo de amor y creación.

En la antigua Roma se realizaba la adoración a Cupido (el Eros griego), al que se le solicitaba mediante regalos u ofrendas el deseo de encontrar a la media naranja.

Sin embargo, fue en el siglo XIV cuando encontramos la primera referencia al Día de San Valentín como día de los enamorados en un poema escrito por el poeta inglés Geoffrey Chaucer, en honor al primer aniversario del compromiso entre el rey Ricardo II de Inglaterra con Ana de Bohemia.

Del amor al consumismo

San Valentín, ¿marketing o tradición? | San Valentín

En la Inglaterra del siglo XIX se comenzaron a vender las primeras tarjetas postales de San Valentín, conocidas como “valentines”, con símbolos como corazones o de Cupido. A esta práctica se sumaron otro tipos de regalos como rosas y chocolates, normalmente de hombres a mujeres.

Dos siglos más tarde, se podría decir que el Día de los Enamorados ha degenerado al día del regalo compulsivo. Lo que empezó siendo un detalle hacia la pareja se ha convertido en un bombardeo publicitario sólo superado por el que sufrimos en el período navideño.

No hay empresa que no aproveche el día de San Valentín para promocionar sus productos, desde las agencias de viajes, proponiéndote románticos viajes o fines de semana en un spa con botella de cava y bombones en la habitación, hasta las tiendas online de productos paras mascotas, que ofrecen descuentos y promociones especiales para este día (ya lo dicen, nadie te va a querer más que tu mascota…).

¿Realmente es necesario todo ésto? ¿No resulta ridículo que hasta tu banco pretenda convencerte de que tienes que regalarle un televisor a tu pareja (financiado por ellos, por supuesto)?

San Valentín, ¿marketing o tradición? | San Valentín No cabe duda que los comercios han visto una oportunidad de negocio en el Día de los Enamorados y han sabido explotarlo al máximo: tienes pareja y quieres hacerle un detalle ese día, los comercios han hecho gala de toda su artillería publicitaria para hacerte creer que tienen ese regalo que él/ella quiere.

Sinceramente, nunca he sido muy de San Valentín, me parece absurdo que haya que fijar un día en el calendario para demostrar el afecto que sientes hacia tu pareja, ¿acaso no puedes sorprenderle con un detalle (no necesariamente material) cualquier otro día del año?

Por otra parte resulta curioso como ha calado en nuestra sociedad la “obligación” de hacer un regalo a tu pareja ese día. En las conversaciones cotidianas es raro que no haya alguien que te pregunte qué te han regalado o qué vas a regalar e, incluso, cuando contestas “nada, yo no soy de San Valentín” te miran con cara de “este/a es un friki”.

San Valentín, ¿marketing o tradición? | San Valentín En definitiva, lo que comenzó siendo un bonito detalle, ha sido explotado hasta la saciedad para fomentar el consumo irracional. Os aseguro que París va a seguir siendo igual de romántica (y seguramente un poco menos cara) cualquier otro fin de semana que no sea el de San Valentín. ¿Acaso ese jersey color naranja chillón que acaba en el fondo del armario demuestra que quieres más a tú chica/o? Obras son amores y no buenos… regalos, demuéstrale el afecto que le tienes a tu pareja cada día y no esperes a San Valentín para tener un detalle con ella.