montana can carol

A Revisión: Hotel con Encanto Hostal Can Carol

Después de las fiestas en familia, nos hemos ido unos días por ahí a disfrutar de los últimos días de vacaciones, una pequeña escapada por las comarcas del Anoia y las comarcas del Penedés en Cataluña, tierra de vino, cava y buena gastronomía, aprovechando algunos bonos Smartbox que teníamos. Concretamente, el Smartbox Hoteles con Encanto ha sido el que nos permitió disfrutar de una noche en el Hostal Can Carol, un hostal de 3 estrellas en Capellades (Anoia). Os cuento qué tal la experiencia.

Para estructurar un poco la revisión del Hostal Can Carol veremos varios puntos por separado: ubicación, instalaciones del hotel, habitaciones y servicios. También luego veremos sitios de interés para visitar si os decidís a escaparos unos días a Capellades, así como una pequeña reseña al restaurante en el que cenamos, Tall de Conill, que vale la pena.

Ubicación Hostal Can Carol

Como comentaba el Hostal Can Carol se encuentra en Capellades, comarca del Anoia, muy cerca de Barcelona, con lo que puede resultar interesante para aquellos que quieran escapar del bullicio de la capital catalana en sus horas de descanso, aprovechando durante el día para visitar la ciudad condal.

Con la ayuda del GPS no nos costó encontrarlo, además, una vez sales de la autovía hay buenas indicaciones para llegar al lugar.

Es un hotel rural con encanto, sí, lo único malo es la industria y fábricas que hay en esa zona de Cataluña, que quedan casi a tocar del Hostal Can Carol, por lo que por un lado del hotel las vistas son desastrosas, pero la verdad es que no tuvimos problemas de malos olores ni nada por el estilo. De hecho, una vez dentro del hotel, y teniendo en cuenta que nuestra habitación tenía vistas hacia el otro lado, nos pudimos olvidar por completo de los polígonos industriales de alrededor, disfrutando de vistas a la montaña y tranquilidad y de las cuevas paleolíticas del Abric Romaní que están justo detrás del hotel.

A Revisión: Hotel con Encanto Hostal Can Carol |

Como casi todo hotel rural, se encuentra alejado del pueblo, con lo que es imprescindible ir con el coche para desplazarse y poder visitar los alrededores.

Instalaciones del Hostal Can Carol

El hotel con encanto Can Carol es una antigua masía del siglo XVI rehabilitada, de ahí su encanto. La  verdad es que estas construcciones antiguas me encantan y creo que Can Carol ha sabido conservar muy bien la masía.

Cuenta con varios jardines, piscina y párquing, con lo que resulta ideal para celebrar eventos y convenciones.

En nuestro caso, y dado que hemos estado en unos días en los que la meteorología no acompañaba en absoluto, la verdad es que no hemos podido disfrutar del entorno del hostal Can Carol, pero imagino que en otras temporadas, con buen tiempo, puede ser mucho más apetitoso pasar ratos en el jardín, bañarse en la piscina, etc.

Vaya por delante que cuando llegamos estaba nevando, pero la verdad es que el párquing me pareció que estaba un poco alejado de la casa que tiene las habitaciones y la recepción, y con el camino de tierra, os podéis imaginar cómo llegamos al hotel. Aunque seguro que si hubiera sido un día soleado no estaría comentando este aspecto.

A Revisión: Hotel con Encanto Hostal Can Carol |

En cuánto al interior del Hostal Can Carol, y dejando de lado las habitaciones que comentaré después, la verdad es que pudimos ver poco. Una vez llegamos a la recepción, nos dieron la llave de la habitación, para ir a la misma teníamos que cruzar el comedor, correcto y acogedor, y pudimos ver por las ventanas el patio interior con sus porches y demás. No sé si es habitual poder visitar la casa en los hoteles rurales, como no se nos ofreció ningún tipo de explicación ni posibilidad de ver otras instalaciones del hotel no insistimos, pero nos hubiera gustado, tanto por curiosidad como para poder explicaros un poco más.

Habitaciones Hostal Can Carol

A Revisión: Hotel con Encanto Hostal Can Carol |

La verdad es que a mi personalmente la habitación me encantó. Conservando el estilo habitual de las masias del s. XVI han sabido adaptarlas con cierto toque de diseño que la hacía una habitación realmente encantadora y limpia.

En nuestro caso, la habitación contaba con vistas a las cuevas Abric Romaní por un lado y al jardín con la piscina y las montañas de fondo por el otro. Muy tranquila y relajante.

Encontramos todas las facilidades que cabe esperar en un hotel rural de 3 estrellas como es Can Carol, incluso me atrevería a decir que un poco más ya que ofrecía DVD, satélite, un pequeño rincón a modo de salón con sillones, una mesita y la televisión. El baño, aunque poco íntimo por los cristales que hacían de paredes, era muy bonito, excepto toallas, había de todo lo necesario. Y la cama en si bastante cómoda.

A Revisión: Hotel con Encanto Hostal Can Carol |

Eso sí, aunque la calefacción funcionaba perfectamente hubo momentos en los que pasamos frío, suerte de las mantas que había disponibles en el armario de la habitación.

Servicios Hostal Can Carol

Los propietarios del hotel viven en la misma masía, con lo que el servicio cubre más horas de lo que cabría esperar en hoteles rurales y familiares como éste. Eso sí, la atención, al menos en nuestro caso no fue familiar sino más bien seca, aunque correcta. Me explico, no nos podemos quejar ya que nos ofrecieron todo lo que pedimos y atendieron nuestras peticiones, eso sí, no de una forma simpática y cercana, sino seca.

Nos encontramos con un inconveniente, el restaurante estaba de vacaciones, con lo que nos vimos un jueves por la noche en las afueras de Capellades sin posibilidad de cenar. Un fallo desde mi punto de vista no avisar de este hecho durante la reserva, aunque también hay que decir que nosotros gestionamos la estancia con Smartbox, desconozco si se da la posibilidad de publicar avisos o similares. No obstante, si tenían acceso a nuestros datos, que imagino que sí, lo correcto hubiera sido notificarnos esta situación una vez hecha la reserva. Pero tranquilos, después de varias vueltas al pueblo y con casi todos los restaurantes cerrados, gracias a la amabilidad y predisposición a ayudarnos de la gente del lugar, dimos con el Hotel Restaurante Tall de Conill, valió mucho la pena la búsqueda de sitio dónde cenar. Luego os cuento un poco sobre este restaurante centenario.

Por otro lado, nuestra reserva incluía una botella de cava, que pudimos disfrutar a la hora que quisimos. Nos lo sirvieron bien fresquito y la calidad del mismo no estaba mal. Eso sí, echamos en falta una cubitera o heladera para mantener la botella fresquita.

El desayuno estuvo muy bien, con productos típicos catalanes, unos buenos fuets, longanizas, butifarras y quesos, acompañados de pan con tomate. También había productos típicos de desayuno como pastas, pan tostado, mantequilla, mermelada casera, yogurts, etc. Así como café, zumos y agua.

Hotel Restaurante Tall de Conill

A Revisión: Hotel con Encanto Hostal Can Carol |

El restaurante Tall de Conill es un restaurante centenario, fundado en 1904, ubicado en Capellades, concretamente en la Plaça Àngel Guimerà. Como os comentaba, realmente vale la pena. Un restaurante propiedad de Jaume Saumell que nos acerca a la comida mediterránea y tradicional pero de una forma renovada y más encarada a las nuevas peticiones de los clientes más jóvenes.

No es un restaurante baratos, aunque vale la pena por la gran calidad de los alimentos, el gran servicio y los platos bien cumplidos, desde luego no te quedas con hambre, más bien al contrario. El precio medio de la carta es de unos 50 €, incluyendo entrante, plato, postre, cafés, agua y vino.

El servicio y atención fueron excelentes, el mismo Jaume Saumell vino varias veces a ofrecernos pica-picas tanto al inicio como al final de la cena y preocuparse por nuestra experiencia en el restaurante. Un trato muy familiar y agradable que se agradece. Si tenemos ocasión, volvemos seguro.

Actividades y visitas turísticas

Aunque como os comentaba, tuvimos la mala suerte de encontrarnos con días de mal tiempo, nieve, mucho frío, lluvia y viento, y no tuvimos oportunidad de visitar muchas cosas ni disfrutar de las actividades que se pueden concertar en el mismo Hostal Can Carol. Os cuento un poco qué se puede hacer si os decidís a hacer una escapada a Capellades en este hotel con encanto.

En cuánto a actividades culturales, tenemos la visita a las cuevas paleolíticas del Abric Romaní, justo en los alrededores del hotel. También es de visita casi obligatoria el Museu del Molí Paperer de Capellades, un museo del papel muy curioso en el que también ofrecen actividades y talleres como el de reciclaje de papel y similares, o el Museo de la Piel en Igualada. Una ruta interesante puede ser la de la ruta de los castillos fronterizos de la comarca, Ruta dels Castells Fronterers de l’Anoia, así como varios yacimientos arqueológicos o la visita obligada a Montserrat, tanto por la maravilla de la montaña como el monasterio y La Moreneta.

A Revisión: Hotel con Encanto Hostal Can Carol |

Por la zona geográfica, el enoturismo es esencial. Así, desde el Hostal Can Carol nos ofrecen varias opciones tales como una Degustación de vinos en la bodega Jean Leon o visitas guiadas a las cavas de Sant Sadurní d’Anoia.

Pero si prefieres más actividad, un poco más urbana, también podemos aprovechar para ir de shopping, tanto a Barcelona, por la proximidad a la ciudad condal como a los outlets de Igualada, dónde principales marcas han ubicado sus tiendas de descuento, marcas como Antonio Miró, David Valls, Frederic Homs, Punto Blanco, etc.

Y por último, tenemos a nuestro alcance actividades de relax o de aventura y naturaleza. En el propio Hostal Can Carol ofrecen la posibilidad de disfrutar de masajes y tratamientos relajantes (aunque hay que pedirlo con tiempo). Y por la parte de deportes de aventura, desde la misma recepción del hotel se pueden reservar actividades tales como salidas en quads o 4×4, vuelos en globo, hípica, trekking, rutas BTT o golf.

Si os animáis a visitar Capellades, o, en general, la comarca del Anoia en Cataluña, y decidís ir al Hostal Can Carol 3* seguro que esta revisión os puede resultar interesante. Eso sí, yo os aconsejaría ir en primavera-verano para poder disfrutar de visitas al aire libre, actividades, etc.