hotel barcelo montserrat

A revisión: Hotel Barceló Montserrat

Como ya os adelantaba en el último posts, hace unos días estuvimos de escapada, sigo con las revisiones de los hoteles y sitios en los que estuvimos, porque creo que os puede resultar de interés si estáis pensando en escaparos unos días por ahí de relax. Después de nuestra estancia en el hotel con encanto Hostal Can Carol, nos dirigimos a Sant Esteve Sesrovires en el Baix Llobregat (Barcelona) dónde se encuentra el Hotel Barceló Montserrat, que como su propio nombre indica se encuentra a los pies de la montaña de Montserrat.

A través de la propia página del hotel Barceló Montserrat, reservamos la oferta de una noche de habitación y desayuno con circuito Especial Spa Bienestar, ampliando la reserva con el complemento “Cena en el restaurante Xarel·lo“, y la verdad que por ser un hotel 4* y todos los complementos no nos salió caro, aunque hay que tener en cuenta que no fuimos en fin de semana ni temporada alta.

Además, tuvimos la oportunidad de ir a comer al restaurante Paradís Can Amat, un gran descubrimiento, un restaurante al que seguro volvemos en alguna ocasión.

Ubicación Hotel Barceló Montserrat

Es muy importante resaltar que aunque en el municipio de Sant Esteve Sesrovires, el hotel se encuentra en La Beguda Baixa, importante si utilizáis GPS. Una vez estás en el buen camino encuentras indicaciones, aunque bastante espaciadas entre ellas, lo que nos causó un poco de despiste, pero pudimos llegar bastante bien.

Se trata de un hotel de 4 estrellas que cuenta con complejo de spa y golf, y se encuentra en una urbanización aún poco habitada, por lo que resulta un lugar tranquilo y relajante, con unas vistas impresionantes a la naturaleza, montañas y, en especial, la montaña de Montserrat.

Como en el caso del Hostal Can Carol, está alejado del pueblo, por lo que es recomendable ir con coche o transporte privado para poder desplazarse, visitar los alrededores y llegar al lugar.

Instalaciones Hotel Barceló Montserrat

El hotel cuenta con gran variedad de instalaciones, tales como: terraza y piscina exterior (que no pudimos disfrutar dada la época del año), centro de salud y belleza, zonas spa, de tratamientos y masajes, solarium, gimnasio, golf y párquing cubierto gratuito. Así como bares y el restaurante Xarel·lo.

En nuestro caso sólo pudimos disfrutar de la zona spa, el párquing cubierto gratis y cena y desayuno en el restaurante Xarel·lo. En estos casos, la verdad es que las instalaciones y accesos están muy bien.

En el caso del párquing nos abrieron las puertas tal cuál llegar, antes del chek-in, lo cuál es de agradecer. Y pudimos entrar y salir sin necesidad de interfonos utilizando la targeta (llave) de la habitación.

A revisión: Hotel Barceló Montserrat |

En el caso de la zona spa, echamos en falta algunos complementos que sí hemos encontrado en otros spa similares tales como toallas o albornoces (que aunque parecía que había no encontramos para nosotros), peines, secadores, así como chanclas y gorros (los gorros nos tocó comprarlos para poder acceder). A parte de estos detalles, la verdad es que está muy bien el circuito, cuenta con 9 sitios diferentes como saunas, chorros, duchas, etc. Muy completo, sales como nuevo. Eso sí, el día que fuimos no funcionaba la ducha de cromoterapia, almenos los colores.

En cuánto al restaurante, como en el caso de las habitaciones, lo comento por separado a continuación.

Habitaciones Hotel Barceló Montserrat

Una maravilla, la verdad es que el diseño, tamaño y distribución de las mismas nos encantó, sobretodo en el caso del baño, dónde wc, bañera, ducha y tocador estan separados en distintos rincones, incluso en el caso del wc y la ducha con puerta de separación. La cama, bastante cómoda.

Las habitaciones disponen de televisores planos, mini-bar, teléfonos y acceso a internet gratuito de banda ancha mediante connexión con cable de red, si no tenéis el cable en recepción os prestan uno sin problemas ni cargos adicionales.

A revisión: Hotel Barceló Montserrat |

Tienen habitaciones de no fumadores y de fumadores, aunque no se puede escoger en la reserva. En nuestro caso, al llegar al hotel preguntamos por la posibilidad de fumar en la habitación, estábamos en una de no fumadores y nos cambiaron de habitación sin ningún problema y con todas las posibilidades.

En el baño tenía casi de todo (secador, productos de higiene, vasos, toallas, etc.) y digo casi de todo porque echamos  en falta los típicos cepillos de dientes y peines o cepillos. Aunque evidentemente ya llevábamos los nuestros y no nos representó ningún problema. En cualquier caso, había indicaciones que invitaban a pedir en recepción cualquier producto o accesorio de baño y belleza necesario, que no quita que crea que ya tendrían que estar en la habitación a la llegada de los huéspedes.

A revisión: Hotel Barceló Montserrat |

Desde nuestra habitación pudimos disfrutar de vistas a la montaña de montserrat, y el jardín. Unas vistas muy bonitas. Además el ventanal, al estar en la planta baja, daba acceso al exterior y jardín, pudiendo salir de la misma, aunque con el frío, la lluvia y la nieve, no nos animamos del todo a aprovecharlo.

A revisión: Hotel Barceló Montserrat |

Servicios Hotel Barceló Montserrat

Como ya avanzaba, quedamos bastante contentos del servicio de este hotel. Cualquier cosa que necesitamos nos lo ofrecieron sin problemas, siempre amablemente. Lo único que podemos criticar es el tiempo que se tomaron en traernos a la habitación un cenicero (dado que era una habitación de fumadores lo normal sería que ya estuviera), pero por lo demás muy bien, un hecho aislado.

El trato del personal fue impecable, tanto en la recepción como en la zona spa y el restaurante.

Restaurante Xarel·lo

Como os avanzaba, teníamos incluidos la cena y el desayuno en el restaurante Xarel·lo, un restaurante bastante grande y por lo visto de cierta categoría, aunque la verdad es que no nos convenció del todo teniendo en cuenta las referencias que habíamos encontrado sobre el mismo en la red y en la web del hotel.

La cena incluida en la reserva hay que tener en cuenta que sólo incluye el menú (lo que no se especifica en el momento de la reserva), un menú un poco restringido si lo comparamos con la carta, además sólo incluye agua, lo que resulta curioso en la zona del Penedés, dónde hay mucha gente que se acerca por enoturimos… la botella de vino la pagamos a parte. Como os decía, platos bastante normales, nada fuera de lo común.

En el desayuno, como en muchos restaurantes de la categoría del Barceló Montserrat, había mucha variedad, desde embutidos y fruta a las típicas pastas y bollería o las tostadas con mantequilla y mermelada…

Restaurante Paradís Can Amat

A revisión: Hotel Barceló Montserrat |

Ya os avanzaba que a parte del hotel y sus instalaciones, pudimos disfrutar de una comida en el restaurante Paradís Can Amat, desde mi punto de vista, y como su propio nombre indica, un paraíso rodeado de tranquilidad y naturaleza. Se encuentra en Sant Esteve Sesrovires, en la urbanización Can Amat.

Se trata de una finca de unos 100.000 m2, ni más ni menos, que cuenta con edificios, parques y jardines, preparados para celebrar cualquier tipo de evento.

El restaurante para comer a la carta (también se puede comer de buffet y en salas privadas) se emplaza en una masía o casa señorial de 1889 cuyas antiguas habitaciones se conserva con sus frescos en paredes y techos. Una curiosidad, se puede comer al lado de la chimenea, un rincón acogedor y romántico.

En cuánto a la comida y el servicio del restaurante, quedamos encantados. Muy buen servicio y platos tradicionales elaborados y creativos, bastante abundantes. Como fuimos en días laborales pudimos pedir el menú business (25€ por persona) que la verdad no tenía nada que envidiar a la carta.

Después de la comida, para bajar un poco, disfrutamos de un paseo por sus jardines y parques, en los que puedes perderte. Un encanto especial.

A revisión: Hotel Barceló Montserrat |

La verdad es que quedamos encantados del lugar y queremos volver con los amigos. Además organizan “calçotades“, un buen sitio para ir en la época de “calçots” que se acerca…