Captura de pantalla 2013-11-26 a la(s) 18.27.04

Libro Ley de Murphy para embarazadas

Cuando las cosas salen al revés de lo que uno desea, dice que uno está tocado por la varita mágica del Sr. Murphy, o mejor dicho que la Ley de Murphy rige tus futuros actos. «Si algo puede salir mal, saldrá mal.» Pero, ¿quién es el Sr. Murphy?

La ley fue enunciada por Edward A. Murphy Jr., un ingeniero de desarrollo que trabajó en experimentos con cohetes sobre rieles para la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en 1949. Durante el período de 1947-1949 se desarrolló un plan denominado MX981, y en este experimento la instalación: cada sensor se había cableado al revés… de ahí nace la famosa Ley de Murphy.

Libro Ley de Murphy para embarazadas |

Esta Ley de Murphy es incontrolable, y por más energías que uno invierta en cambiar la mala racha… será en vano. Todos estamos a la merced de esta ley, es implacable incluso con las embarazadas. Los argentinos Miriam Simcovich y Walter Duer, siguiendo un estilo muy Maitena, han rescatado todas las situaciones “murphianas” que pueden sucederles a las embarazadas y y han publicado un libro bajo el título “Las leyes de Murphy del embarazo (y todo lo que viene después)”.El humor, la originalidad y las risas están aseguradas.

Veamos algunos ejemplos:

  1. Cada vez que los futuros padres confirman el embarazo con un test, se les cae la barbilla al suelo sorprendidos como diciendo “¡¿cómo puede ser?!”… y la respuesta es simple: tanto intento noche tras noche tare como consecuencia un bebé (¿o a estas alturas debemos dar cursillos acerca de dónde venimos?)
  2. Al quedar en estado las mujeres, incluso las más deportistas, quedan automáticamente imposibilitadas a realizar cualquier tipo de quehacer doméstico (y otros). Pero dá la casualidad de que al hombre también se le contagia la sensación de embarazo… ¿quién pringa entonces?
  3. Toda mujer embarazada será víctima de cientos, miles, millones de síntomas y malestares que no figuran en ningún libro y que son dificilísimos de sanar.
  4. Toda futura madre se propondrá firmemente que sus hijos no serán malcriados como los hijos de los otros… pecando de soberbia. Son ilusiones, metas que uno se pone sin cumplirlas como quien dice “mañana empiezo la dieta”.
  5. La capacidad de atención del futuro padre respecto de la embarazada es inversamente proporcional al real malestar que ésta sufra. Así, si la embarazada se queja por tonterías, obtendrá del futuro padre atención de primer nivel e, incluso, recibirá un regalo “para que se mejore”. No obstante, si la embarazada se lamenta por dolencias o malestares realmente serios, como hemorroides, acidez, hinchazón, dolor de espalda, incontinencia o línea negra del ombligo, no recibirá atención alguna y será acusada de quejarse por tonterías.
  6. Por más esfuerzos que haga el futuro padre por demostrar su amor y deseo, toda embarazada pensará en algún momento que su pareja ya no la quiere porque está gorda y que por eso anda con otra… pero si por el contrario el padre quiere demostrar su deseo con su pareja, será juzgado de morboso y desubicado.
  7. Cuanto mayor sea el interés de los padres en saber el sexo del bebé antes del parto, más sutileza desarrollará en niño en ocultarlo. Pero, cuando los padres demuestran el menor interés, el niño deberá aparecer desnudo en sueños, mostrarse obscenamente en las ecografías o enviar mensajes en código Morse para informales.

Las situaciones pueden ser millones, Miriam Simcovich y Walter Duer recogen algunas en el libro “Las leyes de Murphy del embarazo (y todo lo que viene después)”. Yo como madre primeriza lo recomiendo… a veces las palabras se vuelven un reflejo de lo que te pasa o te ha pasado.

Un regalo ideal para madres embarazadas o para parejas que están en el arduo y placentero camino de quedar embarazados. Encuentra tu ejemplar “Las leyes de Murphy del embarazo (y todo lo que viene después)” en la siguiente tienda online.

Apúrate, no vaya a ser que la Ley de Murphy actúe y cuando lo vayas a comprar ya no haya más…

Libro Ley de Murphy para embarazadas |