SNV33403

Aquarius Libre, lo probamos

Aquarius Libre, lo probamos | Esta semana he tenido la oportunidad de probar esta versión light o ligera, llamémosla libre ya que así se llama, del refresco Aquarius gracias a Bloguzz. No soy fan de los refrescos, de hecho no entran en mi cesta de la compra por el tipo de dieta que llevo, orgánica y alejada de todos los productos industrializados; esto representa al menos el 95% de los productos del super, refrescos incluidos.

Así que, haré una excepción probando este nuevo Aquarius Libre y Aquarius Libre naranja sin azúcares. “Tu mente necesita liberarse”, así reza el eslogan de la campaña de Aquarius en la que invitaron a cuatro personas que durante muchos años han estado en el corredor de la muerte, a la espera de su ejecución. Eran inocentes, pero fueron declarados culpables. Ahora por fin son libres, y fueron invitados por Coca Cola a recorrer el Camino de Santiago ya que es el patrocinador de este año. Liberar sus emociones y reencontrarse con el ser humano, ése era su objetivo.Aquarius Libre, lo probamos | Es un mensaje fuerte, con un concepto que, la verdad, se adapta a la perfección al momento que estamos atravesando: ritmos de vida frenéticos y preocupaciones crecientes por el futuro de las próximas generaciones y el planeta… parece ser que todo apunta a una nueva necesidad, la de refrescar su mente, reencontrarse con el ser humano, con uno mismo; ¿un nuevo nicho de mercado ha nacido? No suelo beber refrescos por distintos motivos, el más obvio, al menos para mí, es que me gusta saber lo que como y lo que bebo… y creedme, no es fácil. ¿Qué bebo entonces? Mucho té verde, Kombucha, zumos naturales de mi licuadora y vino tinto, por supuesto.

En esta ocasión, transgrediré esa regla, ansioso por ver si Aquarius Libre me va a reconciliar con los refrescos. Así que, probando… primero sorbito, saboreo el brebaje en boca y me lo trago a ver si efectivamente me refresca la mente. No tiene un sabor desagradable aunque no va conmigo. Recordad que no lleva azúcares, sin embargo tiene un muy buen sabor dulce. Aunque es algo artificial en mis papilas gustativas, tal vez relacionado por el hecho de que consumo muy poco azúcar, y cuando lo hago me tomo sirope de agave (tiene un indíce glicémico muy bajo). No lleva azúcares pero en cambio lleva edulcorantes E950 y E955; ¿y esos qué son?

Aquarius Libre, lo probamos | El E950 es Acesulfamo K, aproximadamente 200 veces más dulce que el azúcar. Buena noticia, no se metaboliza en el cuerpo humano, por lo que no se asimila ni se acumula en el organismo. El E955 es Sucralosa, el único edulcorante sin calorías derivado del azúcar, aunque también se puede fabricar a partir de componentes químicos. Tampoco se metaboliza y es eliminada por el organismo, con lo que tampoco se considera peligroso para el cuerpo; significa que se han hecho estudios de toxicidad que demuestran que no es cancerígeno ni toxico para la salud.

Aquarius Libre trata de conectar el mundo de los refrescos sin azúcares con las necesidades de nuestra vida moderna. Para cuando quieres hacer una pausa de tus tareas, obligaciones y abandonarte a una bebida sin gas, dejando atrás las tensiones del día a día. Ésa es, en resumidas cuentas, la propuesta de Aquarius Libre. El Aquarius de toda la vida, pero libre de azúcares, una bebida que libera tu mente. De este modo, se amplía el consumo del Aquarius a momentos del día asociados con el relax, momentos de descanso, y no necesariamente después de un esfuerzo atlético.

Viene en dos sabores, el normal y el sabor naranja que seguro gustarán a los consumidores habituales de Aquarius, además de los que buscan liberarse del estrés diario y las tensiones con las que podemos toparnos en el trabajo o en casa. ¿Aquarius, una bebida sólo para deportistas? Hay que vivir con su tiempo, y eso parece que Coca Cola lo ha entendido con este nuevo posicionamiento. Por último, decir que antes bebía Aquarius normal, cuando iba al gimnasio, y todavía recuerdo ese sabor. Para mí, el Aquarius Libre sabe diferente y en mi opinión es un sabor demasiado artificial y complejo. Recuerdo que el Aquarius de toda la vida refrescaba tanto que me lo bebía casi de un sorbo, pero éste no me lo voy a acabar, aunque deje un sabor amargo a Coca Cola.