A revisión: E-Dog

A revisión: E Dog | Presentamos la segunda entrega de esta sección de Sí, Lo sé. Esta vez, y gracias de nuevo a la inestimable colaboración de Ziclotech, una tienda de ocio, gadgets y tecnología de importación, hemos podido disfrutar unos días en compañía del E-Dog, un simpático perrito electrónico. A continuación os explicamos qué nos ha parecido.

Una mascota electrónica puede parecer algo absurdo para los auténticos amantes de los animales. ¿Qué es eso de cuidar de esa especie de tamagotchi con patas como si de una auténtica criatura viva se tratase? Sin embargo, una vez tienes una de estas mascotas a pilas en tus manos, empiezas a entenderlo mejor… e incluso les encuentras ventajas.

A revisión: E Dog |

Y es que el pequeño E-Dog se hace querer nada más sacarlo de la caja. Sorprende por su tamaño (casi de bolsillo, qué chiquitín!). Su diseño, tan simple y tan blanco, nos recuerda al más puro estilo Apple. El perrito viene acompañado de un folleto de instrucciones en castellano y un cable de conexión.

A revisión: E Dog |

Toma de contacto
Hablábamos de ventajas de las mascotas electrónicas. Pues bien, ya tienes la primera: E-Dog no consume Friskies, sino sólo un par de pilas AA. Introdúcelas en el compartimento alojado bajo su pata trasera derecha y, tras un dulce toque en su nariz, lo tendrás listo para juguetear. Sí, E-Dog responde a toques en la nariz y caricias…

[gv data=”_VUQs38WxzE”][/gv]
…pero cuidado que no le gusta que jugueteen con su cola 😛
[gv data=”MpADPTvJs3M”][/gv]
Personalidad del E-Dog
Según nos explican en las instrucciones adjuntas, nuestro E-Dog puede tener tres personalidades distintas y expresar hasta ocho emociones diferentes. ¿Cómo lo hace? Pues como podéis ver en los vídeos, mostrando distintos juegos y combinaciones de luces en su carita, cuyo significado se describe con todo detalle en las instrucciones. Estas emociones, e incluso su propia personalidad, dependen de la música que le dejes escuchar. Ah, ¿aún no lo habíamos dicho? El E-Dog es un gran melómano. De hecho, la música es su principal alimento.

El E-Dog y la música
Pues sí, tu perrito electrónico no necesita paseos diarios ni visitas al veterinario, pero sí música, mucha música. En las instrucciones recomemiendan un mínimo de cinco minutos por cada hora. Y según la música que le pongas, así será su personalidad, además de seguir el ritmo de la canción que esté sonando con sus llamativos juegos de luces. Por cierto, a nuestro E-Dog le encantaba Depeche Mode:

[gv data=”2OTOjgZSbYU”][/gv]
Además de ponerlo junto a un altavoz, también puedes enchufarlo con el cable de conexión adjunto a tu reproductor de MP3 y escuchar música junto a tu E-Dog. Podrás hacerlo a través del altavoz incorporado en el propio perrito o con tus auriculares.
A revisión: E Dog |

Conclusiones
El E-Dog es una mascota electrónica que despierta curiosidad, sonrisas y simpatía. Sin embargo, tras los primeros momentos, el animalito pierde interés rápidamente, puesto que lo que parece todo un perro-robot se muestra como un simple entretenimiento de luces y colores. Es por eso que se queda corto como mascota para adultos, siendo mucho más adecuado como regalo para niños (a partir de ocho años).

Lo bueno

  • Original y diferente
  • Diseño atractivo, casi decorativo

Lo malo

  • Da poco juego, monótono
  • A veces no reacciona a caricias

Puedes comprar tu E-Dog en Ziclotech por €44,95

A revisión: E Dog |